Economía

publicidad
20 de junio de 2013 • 17:09

Claves para desconectarse del trabajo en las vacaciones de invierno

Una de las recomendaciones es salir de la ciudad, la playa es una opción.
Foto: Agencias

Si usted tiene pensado tomarse unos días de descanso en el mes de julio, como una forma de recargar las energías y/o aprovechar las vacaciones escolares de sus hijos para compartir en familia, resulta clave considerar ciertas recomendaciones para sacar el mayor provecho a ese periodo.En este sentido, la consultora IT Hunter considera como muy positivo para el trabajador la posibilidad de hacer un alto a mitad de año, pues eso le permite recuperar las energías, disponer de más tiempo para dedicarlo a la familia y a aquellas actividades o hobbies que son de su interés."Cada empleado que pueda tomar algunos días de vacaciones en Invierno se está haciendo un valioso regalo así mismo, y a sus seres queridos. Es por ello que esos días deben ser aprovechados al máximo e idealmente poder viajar fuera de la ciudad para cambiar de ambiente y dejar atrás la rutina",afirma

Benjamín Toselli

, presidente ejecutivo de la consultora.No obstante, el directivo entrega una serie de consejos para que las personas puedan desconectarse completamente de su trabajo en ese lapso de descanso:

Si puede salir de la ciudad, hágalo.

En caso que cuente con los recursos económicos necesarios para viajar fuera de su ciudad de residencia, no lo dude un minuto. Ir al campo o la playa no sólo le permitirá cambiar de aire y disfrutar de paisajes diferentes sino que también mejorará su predisposición a realizar otro tipo de actividades con su familia.

Evite usar su teléfono, salvo emergencias.

Olvídese de revisar a cada rato su teléfono, mail o interactuar en las redes sociales. La idea es romper la rutina en la que estaba inmerso y efectuar cosas diferentes.

Recupere las horas no dormidas.

Duerma hasta más tarde, esto le permitirá estar más descansado y con más energía. Su cuerpo y mente se lo agradecerán.

Aliméntese adecuadamente.

Comer sano (lácteos, verduras, carnes blancas y frutas), respetar las cuatro comidas y consumir líquido mejorarán su metabolismo para ese periodo de descanso.

Realice algún deporte o tipo de ejercicio.

Salir a caminar, trotar o andar en bicicleta son buenos y económicos panoramas que le permitirán relajarse durante esos días, liberando el estrés acumulado.

Lea un buen libro.

En las noches, cuando el silencio predomine, dedique tiempo a la lectura de un buen texto, que le permita aflorar su imaginación y prepararlo para un sueño reponedor.

Destine el último día de sus vacaciones para un balance laboral.

Luego de los días dedicados a relajarse, recargar baterías y disfrutar a su familia, emplee el último de ellos a revisar su desempeño en el trabajo, destacando lo bueno y comprometiéndose a mejorar lo malo.Toselli manifiesta que actualmente es más común que los trabajadores se tomen vacaciones de invierno, llegando este porcentaje a un 25%, aproximadamente."Lo anterior se debe, básicamente, a que existe mayor conciencia sobre la necesidad de hacer un quiebre durante el año para recuperar las energías y a las condiciones de bonanza del país", sostiene el ejecutivo de IT Hunter.

Terra