inclusão de arquivo javascript

 
 

Economia » Noticias

 Semana clave para fundación a la que Piñera traspasará propiedad de Chilevisión

09 de Febrero de 2010 • 06:01hs  •  actualizado 07:00hs

Por Carlos Agurto López

SANTIAGO, febrero 09.- El anuncio del presidente electo Sebastián Piñera respecto a la fórmula de traspaso de la propiedad del canal Chilevisión (CHV), que compró el año 2005, a una fundación sin fines de lucro ha levantado el debate respecto a cómo realmente se alejará del manejo de una de sus empresas más estratégicas.

Días después de ganar la segunda vuelta, Piñera realizó modificaciones a la estructura de la hasta ahora "Fundación Futuro", su centro de pensamiento desde 1993, entre los cuáles se encuentra el cambio de funciones y de nombre: ahora se llama "Fundación Cultura y Sociedad" y en definitiva será la que asumiría la administración de CHV.

En efecto, el decreto de esta nueva fundación modificó a la entidad original durante los últimos días de enero. Sin embargo, estos cambios no consideran modificar la estructura de poder, puesto que Piñera continúa con la facultad según estatutos para designar y remover a los miembros y presidente de la misma, e incluso asumir el cargo en su rol de fundador.

Así, CHV seguiría siendo una sociedad anónima con el mismo estatuto jurídico y características que tiene hoy, pero su dueño sería este "nuevo" ente sin fines de lucro, luego que Piñera le transfiera sus acciones, sin venderlas, mientras ocupa la jefatura de Estado. Los detractores afirman que de esta forma el futuro mandatario seguirá teniendo influencia en el canal, y que lo apropiado habría sido venderlo o incorporarlo a un fideicomiso ciego.

Las críticas apuntan a lo que algunos consideran falta de transparencia respecto al desprendimiento de su patrimonio antes de que asuma la presidencia el 11 de marzo próximo, como prometió en campaña.

Y precisamente la transparencia fue lo que criticó el Centro de Investigación e Información Periodística (Ciper) que interpuso, antes de la elección presidencial, un amparo ante el Consejo para la Transparencia ante la negativa de la hasta ahora "Fundación Futuro" para entregar información de sus memorias y balances financieros. Tras una audiencia con las partes el pasado viernes 22 de enero, el Consejo debe ahora pronunciarse si éstos constituyen o no información pública de libre acceso, algo que la fundación rechazaba. Fuentes de la entidad señalaron a Terra.cl que el pronunciamiento se realizaría esta semana.

Al respecto, el jefe de división de personas jurídicas del ministerio de Justicia, abogado Carlos Aguilar, señala que no todas las fundaciones y corporaciones sin fines de lucro son de interés público, como para que entreguen información de sus balances.

Sin embargo, consultado respecto a si una vez que Piñera sea presidente se podría cuestionar su doble rol de personero público y sus vínculos con una fundación, que a su vez es controladora de un medio de comunicación, Aguilar es claro. "En el caso de Fundación Futuro, no me puedo pronunciar en concreto, por que es un tema que no está resuelto por el Consejo para la Transparencia".

En la audiencia ante el Consejo el abogado de la "Fundación Futuro" argumentó su negativa a hacer pública la información afirmando que la Ley de Transparencia no es una herramienta para el periodismo de investigación, sino para los ciudadanos, y que se presumía que eso datos privados podían ser usados para perjudicar a la fundación y dañar al hoy presidente electo.

Por su parte, CIPER hizo ver que por ley el Ministerio de Justicia debe enviar cada cinco años todos sus documentos, incluidos las memorias y balances de todas las fundaciones que fiscaliza, al Archivo Nacional, donde pueden consultarse libremente convirtiéndose de hecho en información pública. Sin embargo, o porque la Fundación Futuro nunca los entregó o porque el ministerio los perdió sus reportes no se encuentran archivados.

¿QUÉ ES UNA FUNDACIÓN SIN FINES DE LUCRO?

Las organizaciones sin fines de lucro, a diferencia de las empresas, no reparten las utilidades que obtienen, "ese lucro debe estar destinado al cumplimiento del objeto corporativo fundacional, no pueden pescarse las utilidades y repartirse entre los socios" aclara Aguilar.

Respecto a quien corresponde la supervisión de que se cumplan los objetivos para las cuáles fueron creadas estas fundaciones, el abogado del estudio Alessandri & Compañía, Daniel Lorenzini, explica que "su supervigilancia corresponde al ministerio de Justicia. En ejercicio de esta facultad, podrá requerir a las corporaciones y fundaciones para que presenten a su consideración las actas de las asambleas, las cuentas y memorias aprobadas, libros de contabilidad, de inventarios y de remuneraciones, y toda clase de informes que se refieran a sus actividades", señaló.

Así el panorama, está en manos del Consejo para la Transparencia sentar el precedente y definir por primera vez si tales actas, cuentas, libros de contabilidad u otros informes que tengan relación con las actividades económicas que ejerza la fundación que ahora controlará Chilevisión, asi como el resto de las veinte mil instituciones sin fines de lucro autorizadas por el Estado, son información pública o no y, de ésta manera, los ciudadanos puedan tener libre acceso a ellas.
INVERTIA
Todos los derechos de reprodución y representación son reservados.
 
 
 
 
 
 
 
,