inclusão de arquivo javascript

 
 

Economia » Noticias

 Las bencinas y el 'mito' sobre el cambio de octanaje: expertos difieren

18 de Marzo de 2011 • 07:00hs

Bencina de 95 octanos es una mezcla de la de 93 y 97

Bencina de 95 octanos es una mezcla de la de 93 y 97
Foto: UPI

SANTIAGO.- Ante el alza sostenida que han experimentado las bencinas en los últimos meses, muchos conductores han decidido buscar fórmulas de ahorro a través del uso de gasolinas de menor octanaje que el recomendado por sus marcas. Ante esto, ha surgido una duda técnica: ¿daña a los vehículos el ocupar un fluido que no es el sugerido? Terra.cl conversó con dos expertos en la materia, quienes difieren en sus razones técnicas. Aquí, sus argumentos para que el lector decida.

Sydney Houston, director de Houston Consultores, plantea que, al comprar un auto nuevo es preferible seguir las indicaciones del fabricante para no perder la garantía, en la eventualidad de que el carro observe algún desperfecto. Sin embargo, agrega que si el plazo de ese beneficio ya caducó, no existen diferencias en el uso de 93 octanos si la recomendada es 95 o de esta última si la propuesta es 97. "En mi caso particular, que tengo un vehículo de alta cilindrada, utilizo 93", manifiesta.

Además, esa opción tiene una ventaja económica, apunta, y ejemplifica con el siguiente ejercicio: Si un automóvil consume un estanque de 70 litros a la semana, son 280 litros al mes. Al usar la bencina de 95 octanos y, considerando un precio de $750 por litro, se gastarían $210.000 al mes y $2.520.000 mil al año.

Si, en cambio, sostiene Houston, se reemplaza por la de 93 octanos a un valor de $730 el litro, en un mes se ahorran $5.600 con un desembolso de $204.400. En doce meses, en tanto, la diferencia asciende a $67.200 con un gasto de $2.452.800 en dicho período.

Por su lado, Alejandro Calquín, director del Área Mecánica del Inacap sede Renca, señala que, en el largo plazo, el uso de gasolinas que no son las recomendadas por la marca pueden producir daños en el motor. En ese sentido, explica que en la mecánica automotriz existe el concepto de "relación de compresión" que, si es elevado, exigirá un alto octanaje.

¿La explicación simple? "El octanaje es la resistencia del combustible a autoencenderse", comenta el académico. "Una gasolina de alto octanaje no es que sea de mayor o menor calidad. Lo que pasa es que es más resistente a la temperatura y a la autoinflamación", añade, aludiendo a que hay carros que exigen esa condición y otros que no, lo que es señalado por el productor.

Consultado respecto a eventuales daños en el auto en caso de no ocuparse la bencina indicada por el fabricante, Calquín sostiene que eso puede ocurrir "muy a largo plazo" y que se da cuando es muy elevada la relación de compresión (por ejemplo, de 12,7 / 1) y se utiliza de 93 octanos. Eso se puede traducir en fisuras de algunas piezas internas del motor y en sonidos de las válvulas o en el escape. Todo, eso sí, en el largo plazo y "sin magnificarlo".

Declara también que usar un determinado octanaje para, supuestamente, aumentar o disminuir la potencia de un vehículo es otro mito que se deriva de las campañas publicitarias de las distintas marcas. El octanaje no tiene que ver con la potencia.

Con todo, finaliza consignando que "mi recomendación es que el usuario ocupe el combustible para el cual fue concebido su vehículo. Ni más ni menos, porque mayor performance o prestancia no va a tener".

El mito de la bencina de 95 octanos

Otro mito es que la bencina de 95 octanos es un combustible de fábrica, por decirlo de alguna manera, pues esta gasolina es una mezcla de la de 93 octanos y la de 97 octanos. Así lo detalla Houston, quien expresa que esa combinación puede efectuarse en "las mesas de carga que tienen las compañías en Chile, o bien en las estaciones de servicio, donde la bomba chupa" del estanque de ambos octanajes.

En cuanto a si existe un organismo regulador que controle la venta y la correcta mezcla, dice que la encargada es la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC). No obstante, expone que "el problema (en este ámbito) es que hay una falta de dotación de fiscalizadores. Si nos metemos a la web de la SEC, nos vamos a encontrar que hay una gran planta de administrativos y poca cantidad de fiscalizadores. Esto podría, eventualmente, que en el mercado haya estaciones de servicio que no estén haciendo las cosas bien".

De todos modos, plantea que, de darse esas irregularidades, deben ser "los menos, porque no creo que se vayan a exponer al cierre por una tontera".

Todos los derechos de reprodución y representación son reservados.
 
 
 
 
 
 
 
,