inclusão de arquivo javascript

 
 

Economia » Noticias

 Alza de la tasa de interés generará mayor costo de créditos de consumo

16 de Mayo de 2011 • 07:00hs

Más caros serán los créditos para las personas.

Más caros serán los créditos para las personas.
Foto: UPI

SANTIAGO.- El jueves el Banco Central continuó con el proceso de normalización de la política monetaria, elevando la tasa de interés en 50 puntos base a 5%. Con esto, la entidad que preside José de Gregorio dio una nueva señal al mercado respecto a que su objetivo es mantener controlada la inflación. Además, le dio también un golpe a las expectativas pues, aunque estas han descendido en las últimas semanas, aún se mantienen por encima de la banda de tolerancia (2% - 4%) para fines de este año.

La idea del órgano emisor es bajarle la temperatura a los componentes del gasto interno -el consumo y la inversión-, cuyo exuberante dinamismo podría presionar un aumento aún mayor del IPC.

En este sentido, expertos señalaron a Terra.cl que el efecto más visible para las personas será una subida del costo del financiamiento de corto plazo. En palabras simples, se incrementarán las tasas de interés de los préstamos de consumo, de los avances en efectivo y de las tarjetas de crédito, entre otros.

"Lo que deberíamos esperar es que las tasas cortas tengan un ascenso", afirmó Alejandro Puente, economista jefe del BBVA, agregando la mecánica con que opera la política monetaria es que, al sufrir un avance, el acceso a recursos se vuelve más restrictivo. Esto, porque esa corrección se traspasa a la tasa interbancaria, que es el interés que se cobran entre sí las instituciones crediticias al darse créditos.

En las tasas largas el impacto sería marginal, dijo. Sin embargo, añadió que en los intereses de los instrumentos indexados al IPC, como aquellos en UF, también podrían verse afectados. "Las tasas indexadas ciertamente pueden cambiar en el corto e incluso en el largo plazo, si hay un cambio significativo en las expectativas de inflación producto de esta decisión del Central. Esto quiere decir que si la gente entiende que esta es una señal de combate a la inflación, que el órgano emisor va a privilegiar eso por sobre otras consideraciones como el tipo de cambio, podríamos ver que lo observado recientemente, de una disminución de las proyecciones de IPC, se acentúe", consignó.

Si las perspectivas inflacionarias continúan descendiendo, debería haber menos demanda por instrumentos en UF, con lo que sus precios caerían y sus tasas aumentarían, complementó.

Coincide Sebastián Mathews, académico de la Universidad Andrés Bello, quien planteó que "podríamos esperar ciertas presiones al alza en las tasas de corto plazo, en los créditos de consumo". Pese a ello, indica que este proceso dependerá del ritmo que tenga en lo sucesivo la corrección de la política monetaria (tasa de interés) y también de la competencia y de cómo el comercio la interiorice.

Por otro lado, explicó que hay elementos que inducen el consumo, como los disminuidos niveles del dólar, lo que se vería potenciado por las alzas del tipo rector, dado que más capitales golondrina, o especulativos, ingresarán a la economía para aprovechar la coyuntura que da un amplio diferencial de tasas en relación a países desarrollados. Esto genera una mayor oferta del 'billete verde' y, por lo tanto, se deprecia.

"Puede haber un menor consumo porque el costo del dinero se eleva (con el incremento en la tasa de interés). No obstante, hay un efecto inverso por una disminución de los bienes importados. Uno puede anular al otro", declara Mathews.
INVERTIA
Todos los derechos de reprodución y representación son reservados.
 
 
 
 
 
 
 
,